Salón_de_arte_y_tecnología

Voltaje

 

21 y 22 de septiembre de 2019.

Hospital San Juan de Dios

Si viene en taxi u otro medio de transporte la entrada peatonal está localizada en la dirección Avenida Calle 1 #12 – Sur.

Si viene en carro encontrará disponible parqueadero y/o valet parking en la dirección Carrera 10 # 1 Sur.

Boletas en la taquilla.

22 de septiembre de 2019

Voltaje Sessions

Hotel Click Clack

Carrera 11 #93 – 77, Bogotá

23 de septiembre de 2019

Foro académico Voltaje

Universidad de los Andes

Entrada libre

 

<We_can_help/>

What are you looking for?

>Daniela Briceño
biografía_y_obra

Sobre el artista

Daniela Briceño

Artista visual de la Universidad Javeriana con énfasis en expresión gráfica. Se interesa por el desarrollo investigativo sobre temas relacionados con el cuerpo y la materia, y su vínculo estrecho con el tiempo y el espacio. A través de distintos medios expresivos como la instalación, las artes electrónicas, el dibujo y la gráfica, ha buscado indagar profundamente sobre este interés particular. Ha participado en diferentes espacios de trabajo que le han permitido poner a dialogar la creación de piezas artísticas con el curso de su investigación. Hizo parte del semillero de investigación S.U.D.O. -para las artes electrónicas- de carrera de Artes Visuales de la Universidad Javeriana en 2018 - 2019. Pertenece al Semillero de investigación de Dibujo y Actuares Inefables de la carrera de Artes Visuales de la Universidad Javeriana desde 2016, el cual indaga las posibilidades del dibujo como lenguaje y explora el dibujo expandido. Ha participado en exposiciones colectivas como ‘Emergente V’ y ‘I Muestra de Artes Electrónicas’ de la PUJ.

Urdimbre

Urdimbre parte de la reflexión sobre el cuerpo y su materialidad. Indaga las posibilidades de la huella del tiempo y el registro del hacer o el oficio que se imprimen en dicho cuerpo/materia. Busca explorar el fluir constante entre memoria y olvido. Como apuesta principal del proyecto se propone pensar el olvido como vacío; este último entendido, no como carencia, sino como potencia de la nada, es decir, el vacío como la posibilidad de todo. 

Partiendo desde el ejercicio artesanal y el hacer manual, se teje una urdimbre con el pelo cano de un cuerpo ajeno pero cercano, el de la abuela. El proyecto, por medio de una pieza instalativa, busca potenciar el vacío de una materia que el tiempo ha consumido, darle vida pero también permitir la deconstrucción, volver al vacío y ser potencia de otra cosa. Por medio de un dispositivo, la urdimbre hecha de canas vuela, baila y cae constantemente mientras se va desbaratando lentamente por el viento y su movimiento reiterante.