Salón_de_arte_y_tecnología

Voltaje

 

21 y 22 de septiembre de 2019.

Hospital San Juan de Dios

Si viene en taxi u otro medio de transporte la entrada peatonal está localizada en la dirección Avenida Calle 1 #12 – Sur.

Si viene en carro encontrará disponible parqueadero y/o valet parking en la dirección Carrera 10 # 1 Sur.

Boletas en la taquilla.

22 de septiembre de 2019

Voltaje Sessions

Hotel Click Clack

Carrera 11 #93 – 77, Bogotá

23 de septiembre de 2019

Foro académico Voltaje

Universidad de los Andes

Entrada libre

 

<We_can_help/>

What are you looking for?

>Daniel Ariza
biografía_y_obra

Sobre el artista

Daniel Ariza

(Colombia, 1995) cursa actualmente la maestría en Artes Plásticas Electrónicas y del Tiempo (MAPET) de la Universidad de los Andes. Además, es psicólogo de la Universidad Nacional de Colombia. Sus intereses investigativos y creativos radican en la fenomenología de la experiencia, la percepción humana y los estados alterados de consciencia. A través de medios como la luz, la fotografía, el video y el sonido, su trabajo artístico reflexiona en torno a la relación naturaleza – hombre, la transformación, los límites de la percepción humana, la inducción de estados psicológicos, la irracionalidad, el éxtasis y lo sublime. Actualmente vive en Bogotá, Colombia.

Numinous

Instalación en donde la luz, la niebla y el sonido convergen para generar un espacio contemplativo, inmaterial y etéreo; un espacio que sutilmente busca llevar al invitado a evidenciar la naturaleza material y volumétrica de la luz, mientras que a su vez permite vivir una experiencia sensorial meditativa.

A través de la niebla, rayos lumínicos se apoderan del espacio y moldean geometrías tridimensionales: volúmenes de luz que, aunque están físicamente presentes y aparentan solidez, son intangibles. Paralelamente, la composición sonora que acompaña la experiencia inmaterial de la luz, pretende inducir un estado de introspección y ensueño, recurriendo al uso de pulsos binaurales, ondas sinusoidales y sonidos sostenidos por largos periodos de tiempo.

Más que una ilusión visual, Numinous propone un espacio en donde el visitante puede percibir la luz de un modo que habitualmente escapa a sus sentidos, como un objeto que tiene masa y ocupa un lugar. Con ello, la instalación busca estimular la curiosidad, la observación, el cuestionamiento de su entorno y el descubrimiento de dimensiones invisibles que pasan desapercibidas.

En tanto experiencia sensorial, plantea una relación bidireccional mediada por el cuerpo. Así, en lugar de buscar una posición pasiva del invitado frente a la obra, Numinous lo incita a penetrar, recorrer, sentir, tocar y jugar, comprendiendo dichas acciones como medios esenciales para el descubrimiento y la comprensión.